martes, 14 de abril de 2015

Eutanasia ¿Mi decisión?

   Hay momentos en los que el sufrimiento físico o psíquico se vuelve insoportable, y lo que más deprime a las personas es que no exista alguna cura para su padecimiento. Es aquí, el momento en el que la persona siente que debe decidir entre el seguir luchando o simplemente rendirse. Las diferentes opiniones generan argumentos referentes a la ética médica y la voluntad del paciente, o creencias religiosas e inclusive de las familias; estos se oponen y son muy subjetivos.

     Antes de que pueda ser tomado en cuenta como fundamental el derecho a la vida, la eutanasia era utilizada de manera cruel, porque se lo aplicaba para eliminar a determinados grupos de personas consideradas inferiores como los minusválidos o discapacitados. Incluso se pensaba que la eutanasia era un acto de compasión. Hoy en día el terminar con la vida puede ser decisión de las personas.

     Existen dos tipos principales de eutanasia, que se clasifican según su finalidad:

1.      Eutanasia directa: la muerte del paciente es provocada, existen dos formas:
·         Activa: a la persona gravemente enferma se le administra sustancias letales.
·         Pasiva: a la persona gravemente enferma se le suspende su tratamiento.
2.      Eutanasia indirecta: sin intención se provoca la muerte del paciente resultado de su tratamiento.

     Hay empresas que responden a esta nueva demanda de servicios. En Suiza existe una asociación llamada "DIGNITAS - Vivir con dignidad - a morir con dignidad" que fue fundada el 17 de mayo de 1998 en Forch. DIGNITAS es un lugar en donde se ayuda al enfermo a morir de una manera controlada, resolviendo sus problemas legales, apoyo psicológico a los familiares y tambien a prevenir que las personas se suiciden. Además asegura que las personas tengan una mejor atención e incluso les proporciona de un abogado en el caso de ser necesario. Poseen una relación muy estrecha con los familiares, amigos del afectado, para hacer de su despedida menos dolorosa. En esta asociación se encuentran personas que padecen de una enfermedad, en la cual su único futuro es la muerte o personas que padecen de una discapacidad insoportable.

     Las personas que asisten a esta asociación deberán pasar por prerrequisitos, por ejemplo se aseguran de que no exista tercero en la decisión del paciente. Tienen algunas maneras de poder cumplir su objetivo, por ejemplo, proporcionan medicamentos necesarios de acción rápida y letal de barbitúricos completamente indoloro. DIGNITAS da a los pacientes estos medicamentos de una manera controlada de manera que la persona se queda dormida por unos minutos, para luego morir de manera indolora. Estos medicamentos son aprobados por médicos suizos, pero existen casos en donde las personas no residen en Suiza, en este caso DIGNITAS pide a los médicos suizos independientes que hagan un profundo estudio del caso e incluso deben al menos hacer dos reuniones con el miembro, para comprobar el cumplimiento.

     Para hacer el acto del “largo viaje”, se necesita de al menos dos personas como testigos, normalmente son personas cercanas. El grupo que conforma DIGNITAS, está conformado por personas eficaces y preparadas para esta situación. La cabeza de esta asociación garantiza las actividades del día a día, determinando las estructuras jurídicas y organizativas necesarias, su nombre es Ludwig A. Minelli, abogado.

     El acto puede ser realizado en casa de los individuos que desean la eutanasia, en el caso de extranjeros viajan hacia el destino; o si el deseo de los individuos es en las instalaciones de DIGNITAS también lo puede realizar.

     El procedimiento seguido en DIGNITAS comienza con la ingesta de un medicamento que evita el vómito (antiemético), luego se administra 15 gr de una dosis letal de pentobarbital sódico (NAP), con un vaso de agua de un decilitro; en el caso de aquellos que tengan una sonda gástrica, se administra a través de esta sonda o por vía intravenosa. Después de dos a 5 minutos el paciente queda completamente dormido.

     Para que puedan ser utilizados los fármacos, necesitan una aprobación de parte de un médico, anteriormente mencionado sobre el proceso a seguir, éstos proporcionan una "luz verde provisional", esta frase significa que el médico aprueba la ingesta de estos fármacos, además es necesario que el miembro haya conocido al médico.
Morir de pie o vivir de rodillas: ¿Ganamos en calidad de vida o perdemos como seres humanos?
La eutanasia: un debate moral
     La vida se puede comparar a un viaje en tren, en este recorrido las personas desconocen el final que les espera. En algún momento, por alguna razón desearemos terminar con este viaje pero el tren no se detendrá hasta terminar su recorrido, es en este momento cuando no sabemos si saltar o terminar el viaje.  Cuando decidimos saltar se presentarán obstáculos; las personas nos van a querer detener porque quieren tomar el control de nuestra decisión, obligándonos a retractarnos y terminar con ellas el recorrido ya que consideran que todo debe seguir como el destino nos ha planteado.
    En la eutanasia la razón para interrumpir el viaje de la vida es el dolor y sufrimiento de algún padecimiento que no tiene solución. Y los obstáculos son todo tipo de debates médicos, morales y religiosos. Las personas que están a favor aseguran que evitar el sufrimiento y rechazar la prolongación de este estilo de vida es una situación digna. Pero por otro lado las personas que están en contra tienen la convicción de que nadie debe decidir cuándo terminar con la vida del prójimo.
     Según el Catecismo de la Iglesia Católica, se piensa que practicar eutanasia es moralmente ilícito. En la carta Evangelium vitae, el Papa Juan Pablo II confirma con la autoridad de su magisterio pontificio este juicio moral:    
     “[…] de acuerdo con el Magisterio de mis Predecesores y en común con los Obispos de la Iglesia Católica, confirmo que la eutanasia es una grave violación de la Ley de Dios, en cuanto eliminación deliberada y moralmente inaceptable de una persona humana, esta doctrina se fundamenta en la ley natural y en la palabra de Dios escrita”

¿Contradice la eutanasia a la ética médica?
    El personal de salud posee una ética médica que se rige en disminuir el sufrimiento del paciente y alargar su vida. Por lo tanto si se legaliza la eutanasia el fundamento de la ética médica desaparecería.

     La decisión para practicar eutanasia debe ser del médico y del paciente.  Porque al final el profesional considerará los intereses del paciente sin decidir en lugar de él. Sin embargo, la mayoría del personal de salud ecuatorianos sienten que la eutanasia es una práctica contraria  a su ética profesionalEntrevistamos a Lucrecia García, enfermera del Hospital ecuatoriano Andrade Marín:


1. ¿Si tuviera alguna enfermedad física o psicológica incurable optaría por eutanasia?
No, no lo haría. Como parte del personal médico mi deber es mantener la integridad y la vida del paciente, es cierto que no me gustaría sufrir dolor los últimos días de mi vida, pero Dios nos trajo a este mundo dándonos la vida para que la cuidemos y respetemos, por lo que solo él puede quitárnosla.
2. ¿Cree que la eutanasia debe ser legal en el país?
No, en nuestro país todavía se debe brindar información sobre muchas cosas, entre ellas la eutanasia, la gente debe tener un nivel cultural apropiado para poder tomar una decisión de tal magnitud. Creo que habría mucho debate al respecto, como es el caso de los abortos por ejemplo. Hay muchas cosas que tomar en cuenta, así que creo que este tema sería discutible para dentro de algunos años más.

3. ¿Considera que la eutanasia va en contra de la ética médica?
Sí, cuando nos graduamos de médicos o ayudantes de enfermería realizamos un juramento en el cual nos comprometemos cuidar la integridad y la vida del paciente bajo cualquier circunstancia, por lo que va totalmente en contra de la ética médica.
4. ¿Sabe cuál el procedimiento para realizar eutanasia?
No lo tengo muy claro, sé que se administran un sin número de medicamentos que en su momento terminan la vida del paciente sin dolor, pero realmente no sé cómo ni cuales se aplican.
5. ¿Qué otra alternativa conoce para evitar practicar eutanasia?

Bueno, creo que como enfermera puedo nombrar varios medicamentos que disminuyen el dolor de los pacientes considerablemente, en sí, todos los procedimientos convencionales que se realizan en pacientes con enfermedades incurables y dolorosas, son una alternativa, y la mayoría de veces, son la solución.
     La integridad está relacionada con la existencia. Es un atributo que todos los seres humanos poseemos, estemos conscientes o no, seamos niños adultos o mayores, simplemente es una posesión que nunca nadie nos puede arrebatar o puede violar.



Bibliografía:LEÓN, F (1998). EL DEBATE SOBRE LA EUTANASIA Y LA MEDICINA ACTUAL. Asociación española de bioética. España. (En línea): http://www.raco.cat/index.php/arsbrevis/article/viewFile/93798/142187
CORREA, M. (2006) La eutanasia y el argumento moral de la iglesia en el debate público. Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Chile. (En línea): file:///C:/Users/AAA/Downloads/Dialnet-LaEutanasiaYElArgumentoMoralDeLaIglesiaEnElDebateP-2160715.pdf
Biografía:
 Rosa Patricia Guagalango Vega, Melissa Abigail Jiménez Erazo, Carla María Campaña García, Paola Maritza Carrera Armijos. Son estudiantes de la carrera de Bioquímica Clínica en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario